lunes, 29 de diciembre de 2008

Fotos furtivas: Cordobesa


Los caminos de internet son insospechados. Quizás algún día esta chica tan atractiva encuentre su imagen mientras navega y quede sorprendida de verse aquí...

Estabas en el quicio de Women Secret y esperabas a alguien. Poco más tarde te fuiste del brazo de una señora guapa que podría ser tu madre o tu suegra. Era diciembre y hacía frío.

Puede que te ofendas al verte aquí sin tu permiso. Si eso ocurre, que sepas que fuiste un modelo estupendo, que esa expresión que tenías me sigue pareciendo fascinante (no sé explicar por qué) Y si lo deseas, retiraré la foto y te pediré mil excusas...

...mientras tanto, gracias por tu mirada.




sábado, 27 de diciembre de 2008

Sentimientos a flor de piel



Eres un peasso mamón, Pepito. Cuando llegué a mi barrio, Villajovita, hace de esto más de cuarenta y ocho años, ya estabas por allí, correteando detrás de las niñas... que más o menos era a lo que todos aspirábamos. Pero lo duro para el resto de los mortales (los que no nos comíamos una rosca) era comprobar cómo muchas se reían de tus atrevimientos ¡y hasta se dejaban!, peasso mamón, ¡se dejaban y se reían! ¿¡Y eso cómo puñetas se hacía!?

Claro, sería porque eras atrevido, rubio y aún te quedaba pelo... sería por eso. Y para colmo, el padre Almandoz te perdonaba todos tus pecados con apenas un avemaría y undiostesalve... porque pecar, lo que se dice pecar contra el sexto, pecabas, peasso mamón... sin remordimientos y sin propósito de la enmienda.

Y, a pesar de todo, y de todos los años, te quiero, ¿qué quieres que te diga? Así que cuídate, deja de fumar y tómate la medicación, peasso mamón...




jueves, 25 de diciembre de 2008

“La justicia es una cuestión opinable”


Cuando leí y asumí esta idea era jovencito y no fue nada tranquilizador. Con esa frase cayó uno de los mitos que deberían ser inmutables: la justicia no solo depende de las leyes que se aplican, depende en gran medida de la volubilidad de los hombres que la reparten.¡Pordiosbendito! No existía el Ratón Pérez, ni los Reyes Magos, ni la Virgen María era virgen ni siquiera existía el Niño Jesús... ¡y ahora tampoco la justicia terrenal era segura!¡Corramos, amigos, que esto se derrumba!

Hay frases que te marcan y, en este caso (la justicia es una cuestión opinable), el concepto que conlleva entró a formar parte indeleble de mis muebles. Parece que las personas nos vamos configurando de esta forma, casi sin querer, picoteando de aquí y de allá. Que mezclamos lecturas casi olvidadas, frases oídas a gente que admiras o detestas; que guardamos escenas que ocurren cerca de ti; o recordamos amores que se acercan y se alejan... Sí, vamos asumiendo la misma vida que te pasa por encima como una apisonadora para modelar creencias, ideologías y hasta filias y fobias. Y todo eso, agitado, no revuelto, configura los muebles de cada persona.

Sí, desgraciadamente no puede ser de otra forma... la justicia es una cuestión opinable. Y luego, como consecuencia, sobrevino el corolario en forma de mazazo: si la justicia es una cuestión opinable, siempre habrá gente que se sienta agraviada por el fallo judicial que no le conviene; y por tanto siempre habrá gente que justifique alguna guerra, por doméstica que sea.

Pero en una sociedad que se organiza en torno a la voluntad popular, no tenemos una opción mejor. No hemos sabido encontrar otra solución. Tenemos que convenir en aceptar las decisiones de los jueces que tenemos... o eso o nos gobierna la ley del más fuerte, la ley de la selva. El problema –aunque sea un problema asumible- es cuando nos toca un juez que no acepta las leyes que nos entregamos a nosotros mismos y desarrolla compulsiones homófobas, o filtra nuestras leyes a través de sus particulares caminos beatíficos... entonces apaga y vámonos.

O sea, para entendernos, el problema menor es que un juez de Chiclana meta en el calabozo durante tres noches a dos chicas que en 1987 tomaban el sol en pelotas, ¡cuando ya se podía hacer eso!; el mismo problema asumible es que el mismo juez, 20 años después siga mezclando sus compulsiones homófobas con la justicia que imparte...

...un juez rarito nos lo podemos encontrar en cualquier sala, lo que no se puede aceptar es que nuestro sistema judicial permita la existencia de jueces de esta calaña durante tanto tiempo...

...será que la justicia también es ciega para esto.



lunes, 22 de diciembre de 2008

Felicidad por decreto


Simplemente, me resisto a ser feliz por decreto. Eso ya lo veremos. Cuando llega el solsticio de invierno (la Navidad, para entendernos) podré ser feliz a ratos o no serlo... Pasa lo mismo cuando llegan los carnavales, la feria o el verano, que no me da la gana entrar en el redil. ¡Que no me da la real gana! O sea, que me jode. Que me jode mucho, no se si me explico... que me jode mucho que el mundo me obligue a poner buena cara, a beber y a aparentar que me encanta la playa cuando me apetece en realidad cualquier otra cosa. ¡Que no, coño! Beberé y me reiré cuando se plantee, e iré a la playa cuando no vaya nadie...

Y que paso de convencionalismos. Y si a mis hijos les gusta el secreto a la plancha, la Nochebuena cenaremos secreto a la plancha, y un pavo que salvamos... y como no nos gusta el cava (ni catalán ni de ningún sitio) no beberemos cava ni brindaremos con cara de bobalicón...

...cagóndié_coooontra_ya, que no me ha tocado ni una mísera pedrea.



martes, 16 de diciembre de 2008

De vez en cuando la vida…

De vez en cuando la vida es demasiado mareante y prefieres dejarla pasar… y entonces el zapatazo fallido a Bush, o la estafa de Madoff se convierten en apenas un juego de niños hiperactivos que merezcan una colleja… aunque después te condenen por eso.

Sí… de vez en cuando la vida te aconseja volver la mirada a las pequeñas cosas y a recuperar la realidad más cercana… y entonces la pequeña conversación se convierte en lo más importante… ¿Qué tal tu madre?Pues igual, ¿qué quieres que te diga?, hoy le toca subir a mi hermana…

Y ocurre que de vez en cuando la vida te regala un paseo con el amigo que jamás te decepciona... y es feliz cuando, desde mi alta atalaya de homo sapiens venido a menos, le señalo un gato. Se lo digo con voz ronca, como enfadado… ¡Trufo, gato! Y él se pone alerta, orejas levantadas y husmeando hasta que lo localiza, entonces, sin perder la compostura, me mira como preguntado ¿Y ahora qué se hace? Pues ahora habrá que echarlo, que este es nuestro territorio ¿no? Pero los gatos que viven por allí no se van cuando Trufo les ladra… así que, sin que mi amigo se percate —para que su autoestima no se resienta—, les hago un amago de gesto brusco para que se vayan… y entonces Trufo me mira ufano y me dice, ¡Lo ves, no se me resisten! ¡Buen chico, Trufo, buen chico!

Sí… de vez en cuando la vida es así de simple…


De vez en cuando la vida
nos gasta una broma
y nos despertamos
sin saber qué pasa,
chupando un palo sentados
sobre una calabaza….

J.M. Serrat



miércoles, 10 de diciembre de 2008

El primer documento subversivo

Tal día como hoy de hace cuarenta años, es decir, el 10 de Diciembre de 1968, un joven profesor de literatura del Instituto Nacional de Enseñanza Media de Ceuta repartió en su clase la Declaración Universal de Derechos Humanos. Ese día se cumplían los veinte años de su proclamación.

FALTA FOTO

Don Cecilio Alonso aún no tenía treinta años, y lucía un flequillo largo y rebelde sobre la frente… y siguiendo las indicaciones y el espíritu de la Asamblea General de la ONU, distribuyó, expuso, leyó y comentó en su clase, el significado de algunos de aquellos derechos universales del hombre… la sola palabra —derechos— nos producía inquietud y un cosquilleo en el estómago porque todos sabíamos que, al mismo tiempo que el joven profesor nos explicaba que toda persona tiene derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, en las aulas de alrededor algunos profesores comenzaban la clase rezando el Ave María… y nadie osaba discrepar porque nadie sabía qué cosa era discrepar… ni cristianos, ni judíos, ni hindúes ni musulmanes, porque en Ceuta vivíamos todos bajo el mismo aula. Un aula cristiana, por supuesto.

Sí… mientras en París aún los adoquines ausentes dejaban ver la playa de se escondía debajo, mientras la imaginación volaba buscando iluminar a algún poderoso, en Ceuta, ese pequeño pueblo del Norte de África, algunos alumnos de don Cecilio nos enamoramos de ese pequeño pasquín que nos repartió. Fue el primer documento clandestino que guardé en mi carpeta azul de gomas. En los años siguientes, durante mi experiencia universitaria en tierras catalanas, esa carpeta se llenaba con pasquines del Partido Socialista Unificado de Cataluña, del PCE, del PSP, del PSOE, del Contubernio de Munich, de la Platajunta y de un sinfín de partidos de izquierda que ya ni recuerdo… y los llevaba a Ceuta en vacaciones de Navidad, Semana Santa y verano para repartirlos a los amigos.

Y siempre, cuando las vacaciones terminaban y tenía que tomar el barco —ese barco que tanto nos marca a los de Ceuta—, la carpeta azul de gomas volvía a Tarrasa casi vacía. Sólo permanecía en ella la Declaración que nos repartiera don Cecilio, tal vez como reclamo y anzuelo que buscaba atesorar nuevas ideas de libertad…

…hoy, cuarenta años después, me sigue fascinando leer los treinta artículos de la Declaración. Es la argamasa que cualquier hombre, de cualquier pensamiento, puede utilizar para respetar y ser respetado.

De nuevo, mi agradecimiento a don Cecilio y a todos aquellos profesores que nos dejaron su chispa de luz en tiempos tan oscuros.



lunes, 8 de diciembre de 2008

El sobrino que no quería ir al pinsapar de Grazalema

Tengo un sobrino que ve muertos. Los ve con cierta frecuencia, y no es que sea médium ni espiritista ni nada de eso, es que el chiquillo es forense… y eso es lo tiene ser forense, que de vez en cuando ven muertos.

Hace dos días oí sin querer una conversación telefónica entre mi compi de la vida y Javier, el forense… se reían a mandíbula batiente de no sé qué cosa. Luego me lo explicó la niña. Resulta que el sobrino tenía que preparar una ponencia para un congreso de forenses en Sao Paulo, y buscando referencias en internet se topó con una página web que hablada de un testamento vital.

— ¡La ostia! — dijo asombrado —.¡Pero si este es mi tío Milan!

…y el capullo de tu marido —le explicaba luego a su tía— quiere que esparzamos sus cenizas en mitad del pinsapar de Grazalema, un día de entre semana. Y que nos comamos a su salud eterna un bocata de chorizo regado con rioja… ¡el hideputa, con la de cuestas que tiene el pinsapar!

¡Jolines! Nunca sabremos hasta donde llega el internet ni lo flojo que llegan a ser los sobrinos.

El pinsapar de Grazalema es un bosque relicto —vestigio del que cubría toda la zona en el terciario— que crece en la ladera norte de la Sierra del Pinar, entre Grazalema y Benamahoma (Cádiz), la zona con más alta pluviosidad de toda España, ¡aunque resulte asombroso es así! En invierno jamás le da el sol y justamente ahí se dan las condiciones adecuadas para que se mantenga el bosque… incluso se regenere medianamente bien —yo he visto ejemplares de abies pinsapo jóvenes, por lo que no es estrictamente un bosque relicto— El pinsapo es un pino propio del terciario y apenas quedan otros manchones en la Sierra de las Nieves, en Málaga y en los Urales. Pasear por el pinsapar de Grazalema es pasear por un espacio fósil y vivo, solo falta la fauna… aunque eso se arregla rodeándote de algunos que yo me sé.

La foto es de origen desconocido, lo siento.



jueves, 4 de diciembre de 2008

La homofobia es una indecencia

El Vaticano se opone a despenalizar la homosexualidad

En la España de la posguerra se cultivó un machismo troglodita. Era un machismo firmemente imbricado en la ley civil y en el uso social; en la doctrina religiosa, en la casa y en la calle. Era un machismo profundo contra mujeres y homosexuales. Una lacra que aún hoy, en el XXI, tenemos que combatir.

Muchos hemos crecido viendo cómo abuelas, madres y hermanas estaban condenadas a realizar las tareas propias de su sexo y condición mientras abuelos, padres e hijos las contemplábamos con los brazos cruzados, sin levantar un dedo y sin el menor asomo de culpa. Todos los que vivimos ese tiempo lo sabemos…

…muchos hemos logrado escapar a esa normalidad. Otros muchos siguen instalados en esa comodidad cruel que, en demasiados casos, no es más que la plataforma que justifica el maltrato a mujeres y homosexuales.

Aprendimos en la calle que había hombres afeminados, discretos maricones de nacimiento y asquerosos maricones de vicio (así se catalogaban en Ceuta)... los primeros tenían un pase porque se les presuponía una inclinación inevitable y las familias lo sufrían en silencio y discreción; pero los de vicio, siempre asociados a urinarios públicos, eran la peor ralea de ser humano que podía existir porque se suponía que les gustaba lo sórdido, lo moralmente más degradado y lo buscaban voluntariamente. A los maricones de vicio se les podía insultar, vejar, golpear y masacrar con total impunidad. Eran pobres criaturas —casi subhumanos— que no estaban a salvo ni en comisaría…

Me horroriza pensar en ese país oscuro en el que me tocó vivir un tiempo. Un país de policías y poder arbitrario, de sotanas y sermones, de letanías y muertos… Y me enorgullezco de ese mismo país ahora, en el siglo XXI, donde dos hombres o dos mujeres pueden proclamar abiertamente que se aman, y pueden decidir vivir juntos, arrejuntaos, como pareja de hecho o como matrimonio. Y me gusta que cualquiera de esas formas de convivencia homosexual no reste ni un solo ápice de derecho a nadie.

Entiendo perfectamente a la clerigalla católicista cuando se opone a que la homosexualidad se despenalice en el mundo… la entiendo porque, ni más ni menos, esto es precisamente lo que me enseñaron con obras y omisiones clamorosas. Cuando la clerigalla se opone a que se despenalice la homosexualidad en todo el mundo está diciendo exactamente lo mismo que dice desde hace 50 años en España. La jerarquía catolicista esta diciendo —por más ingeniería dialéctica que apliquen para disimularlo— que los homosexuales son una aberración humana y que deben seguir siendo penalizados por la ley…

¡Pordiosbendito! ¿Quiénes son aquí los aberrantes?


FALTA FOTO

En la imagen: homosexual víctima de un ataque homófobo

Comentario de un descerebrado a esta imagen:

03.01.2008 - 01:50
ESE SEGURO QUE NO VUELVE A COMER POLLAS. JAJAJAJAJA. LAMENTO TENER QUE DECIR ESTO, CIERTO ES QUE MI COMENTARIO ES CRUEL, PERO TENIENDO EN CUENTA LA OLA DE HOMOSEXUALIDAD QUE VIVE ESPAÑA EN ESTOS MOMENTOS, LA VERDAD NO VEO NADA RARO QUE EL CHICO ESE ESTÉ ASI. QUÉ FÁCIL SERIA SI NO FUERAIS PROVOCANDO VESTIDOS DE TIAS, O METIENDOOS MANO POR LAS CALLES... UN RESPETO, COÑO!

(El e-mail de este imbécil está indicado en la web de origen)

Imagen y comentario extraídos de http://euskalherria.indymedia.org/eu/2007/02/36567.shtml

…sí, flaco favor nos hace la iglesia cuando se opone a la despenalización mundial de la homosexualidad... flaco favor.

(Joder-joder, con tanto aguantar las ganas de blasfemar, un día me da algo)




martes, 2 de diciembre de 2008

¡Ánimo, valientes, que son pocos y lentos!

Chamaeleo Chamaéleon sobre la rama de una de las acacias que crecían en el solar que han deforestado en San Fernando (Cádiz-España)

Los camaleones son unos reptiles fascinantes. Hace cuarenta años eran numerosísimos en la franja costera de la provincia de Cádiz. Mis amigos de aquí cuentan que era frecuente verlos en cualquier sitio de la ciudad de San Fernando (la vieja Isla de León) en jardines, manchones, descampados y bosquetes (…y no cuento aquí las maldades que estosseñores les hacían, porque hoy no va de eso)

Poco a poco, con absoluta impunidad, les destruimos el habitat...

Las urbanizaciones en la costa, la deforestación para hacer campos de golf y demás tropelías urbanísticas han provocado la fragmentación de la población de camaleones en bolsas incomunicadas entre sí.

En San Fernando, están recluidos en el pequeño recinto boscoso del Real Observatorio Astronómico de la Armada (justo detrás de mi casa, que es la de ustedes) De forma que cada vez que algún niño de la barriada encontraba un camaleón (incluso algunos mayores) se lo llevaba al Alex. Mi hijo lo metía entonces en el patio de casa y lo cebaba a base de saltamontes durante un par de semanas —era fascinante verle cazar— y, cuando el chaval consideraba que estaba gordito, lo devolvía al jardín del Observatorio.

Durante mucho tiempo, todos los años venía un holandés para censar y seguir la población de camaleones del Observatorio… y actualmente lo hace la asociación Murex. Mi hijo —el Alex— colabora con ellos. Este niño vale para estas cosas. Desde pequeñito tiene una capacidad enorme para localizarlos (y puedo asegurar que se mimetizan con el entorno de tal forma que es dificilísimo verlos) Yo recuerdo que con siete y ocho años, el niño se metía en los retamares del Puerto de Santa María y volvía con cinco camaleones colgados de la sudadera… Es tan bueno para esto de localizar bichos que durante la campaña de Murex del año 2007 se les estropeó la antena localizadora que detectaba el emisor que les pegan en el lomo a algunos camaleones… y, aún así, a ojo, localizó lo menos veinte individuos …

El solar deforestado era continuación del manchón forestal del Observatorio Astronómico de la Armada Española. Sólo en este solar podían encontrarse hasta 20 camaleones…

Le he preguntado cuantos podrían vivir en el solar que acaban de limpiar no sabemos para qué… era un terreno baldío, sin uso, contiguo al pequeño manchón forestal del Observatorio. Crecían retamas, adelfas, pitas, acacias, yucas y alguna planta ornamental con porte arbóreo…

…aquí encontrábamos unos veinte camaleones, papá… me dijo.

¡Ánimo, valientes, seguid, que son pocos y lentos!



viernes, 28 de noviembre de 2008

Religión y barbarie

De alguna forma los mujahidines que ayer atacaron los hoteles de Bombay y causaron más de cien muertos, estaban convencidos de hacer lo correcto... o sea, para ellos es éticamente correcto (y no está nada mal) matar, herir, aterrorizar y amputar miembros a bombazo limpio. Los que pusieron las bombas en los trenes de Madrid el 11-M, pensaban lo mismo. Y los que se suicidaron en las Torres Gemelas de Nueva York, también. De igual forma, los que se inmolan diariamente en nombre de Alá para provocar terror están convencidos de hacer lo correcto, algo en sintonía con sus creencias. En todos estos casos la excusa, la convicción y la justificación surgen del Islam, emana de hombres que se dicen seguidores de Alá y de su profeta, Mahoma.

El Islam, sea lo que sea, no es una religión de paz:

Versículo 05 de la sura 09: “Mata a los infieles allá donde los encuentres”
Versículo 12 de la sura 08: “Yo sembraré el terror en los infieles y vosotros cortadles las cabezas”



Versículo 37 de la sura 05: “A los que hacen la guerra a Alá y a su Profeta mátalos, crucifícalos, córtales las manos y los pies”
Versículo 04 de la sura 47: “Cuando encuentres infieles mátalos y haz con ellos una carnicería"

Me gustan los musulmanes, porque son hombres como cualquier otro hombre, viví con ellos en Ceuta, mi tierra; y me gustan los católicos y judíos, por lo mismo, porque somos hombres antes que sujetos de religión... pero no me gusta el Islam porque es el germen de esta ponzoña del pasado, una parodia de orden moral estancado en lo medieval que no debería caber en el siglo XXI. Tampoco me gustan los obispos católicos que siguen empeñados en mantener sus prebendas de poder y seguir poniendo crucecitas donde no caben, o cuando denigran a homosexuales; y no me gustan porque quieren seguir gobernando países civilizados. No, no me gustan las religiones -ninguna- cuando salen de sus templos y se esparcen a plena luz para empantanar la convivencia de los hombres.

Y si las religiones empantanan la convivencia de los hombres, entonces deberían quedarse en sinagogas, iglesias y mezquitas. Los seres humanos ya somos mayorcitos y somos compasivos y solidarios al margen de lo que ordene cualquier religión; y sabemos construir una moral (con más o menos suerte) sin extrañas obligaciones reveladas a iluminados ...precisamente son siempre los mismos iluminados los que interpretan a sus dioses (joder-joder, podían los dioses buscarse a gente más exquisita) Sí, yo creo que los hombres sabemos gobernarnos sin dioses y, sobre todo, sin iluminados que justifiquen cosas como las de ayer en Bombay...

...y dicho esto me quedo en la gloria.

Sé que no todos los musulmanes son como estos malnacidos; sé que todos los católicos no son como Rouco o Cañizares... También sé que los hombres no necesitamos de religiones para sacar lo peor de nosotros mismos, que ya tenemos suficientes ideologías y patrias para matarnos a gusto. Y reconozco también que la guerra mundial contra el terrorismo de origen islámico no es tan sencilla de explicar; sé que es un asunto poliédrico y que ese terrorismo tiene que ser inevitablemente una consecuencia derivada de abusos anteriores... porque toda consecuencia tiene una causa previa. De eso, y de algunas cosas más se podría hablar, pero hoy me apetecía explayarme contra las religiones. Os dejo otra joya que demuestra qué tipo de civilización aflora cuando la religion, en este caso la islámica, sale de los templos... (hoy no le toca a la de Rouco)

En Iran: Condenado a recibir 20 gotas de ácido en los ojos por cegar a una mujer que lo rechazó

(Hoy también tengo ganas de blasfemar en alto y rotundo... pero creo que las normas de esta Comunidad no lo verían con buenos ojos. Así que me las trago)

jueves, 27 de noviembre de 2008

Fotos furtivas: Esto es Cádiz


Esto es Cái, y aquí hay que mamar.

Y que nadie se me enfade, ya sabemos que Cádiz (Andalucía-España) es mucho más, muchísimo más... pero esto también.



lunes, 24 de noviembre de 2008

El camino en soledad


Puesta de luna desde el laboratorio... el amanecer los encuentra trabajando.
Imagen dedicada a mi maestro TREZE


Al final todo se reduce a disfrutar de más momentos satisfactorios que aciagos. Sí, puede ser… creo que eso deber ser lo que llamamos una vida feliz, atesorar un buen botín de buenos momentos…

...para compartirlos. A ser posible para eso, para compartirlos.

Y servidor de ustedes, que ya ha pasado el ecuador de su vida, ha aprendido que los buenos momentos suelen ser los más simples. También se que un instante feliz es tan intenso como efímero —el tiempo y la percepción del presente tiene esas cosas—. Pero el recuerdo fresco del momento alegre nos acompaña siempre, y nos arropa formando un colchón que hace mullida la vida. Recuerdo haber comido un bocadillo de sobrasada sentado en el bordillo de una acera de Sevilla, con una chiquilla de ojos achinados que no quería, pero se comía la mitad del mío. Recuerdo algunas puestas de sol desde el Mirador de San Antonio, con el Estrecho de Gibraltar a la derecha y un amigo cantor a la izquierda. Recuerdo un largo camino, entre bosques fragantes de Galicia, siguiendo los pasos de una compañera de la vida. Y recuerdo duras cuestas en los Pirineos; y largos ratos románticos en Ponte Rialto; y largos abrazos de viejos amigos reencontrados; recuerdo el primer beso en la Marina, frente a calle Alfau... Sí, puedo recordar numerosos instantes buenos… pero nunca en soledad. Si no comparto cada buen momento deja de tener sentido y valor. La soledad me anula, casi me convierte en un zombi.

…pero mi hijo camina solo. Toma su mochila, su pequeña tienda y camina por sendas solitarias. Acampa cuando ya ha anochecido y prepara una sopa. Y, mientras va cayendo la oscuridad de la noche, a la luz de la linterna, escribe las cosas que ha visto y sentido durante la jornada. Luego, desde la puerta de la tienda, observa el amanecer tomando un sorbo de café. Y le envidio porque tendrá un montón de buenos momentos para recordar y porque me gustaría sentir su experiencia: dejar pasar el tiempo en silencio… pero me cuesta comprenderle.

El homo sapiens venido a menos necesita su tribu…




jueves, 20 de noviembre de 2008

CRISIS: La niña y la burbuja

Dicen los que saben de estas cosas que se avecinan tiempos duros. Tiempos de penurias, de apretarse el cinturón. Dicen que habrá que cuidar muy mucho cómo gastamos los pocos ingresos que nos quedarán, y que la vida de despilfarros se ha terminado... ¿Qué quedará entonces?
...a veces se va la luz, pero tenemos velas para esos ratos de oscuridad. Estamos acostumbrados y, de alguna manera, parece que todo se vuelve íntimo y nos acercamos más los unos a los otros. A los niños les entusiasma estar a oscuras y aprovecho la ocasión para contarles cuentos de miedo, y se me arriman mucho... en el fondo me gusta, lo reconozco.
·
Llevo peor cuando se va el agua sin aviso. De todos modos somos afortunados porque siempre queda un hilito en el grifo que sirve para que los vecinos de más arriba puedan llenar sus cubos... no nos queda más remedio que ayudarnos los unos a los otros: hoy por ti, mañana por mí. En momentos como estos es cuando descubrimos lo mejor de nosotros. Es verdad...

Y apenas circulan coches. Por eso los niños ocupan la calle casi todo el tiempo, porque no hay peligro. Para ellos la calle es un inmenso espacio abierto y me encanta verlos jugar sin ser conscientes de nada... ellos no entienden la dificultad que tenemos para llegar a fin de mes; apenas son conscientes del esfuerzo de su padre, que sale por la mañana y vuelve muy cansado, y triste. ¿Y para qué deben saberlo? Mejor que no sepan nada, y que jueguen en la calle. Tal vez más adelante mejoren las cosas... Eso esperamos todos, que mejoren.

1963. En Villajovita, un pequeño barrio de Ceuta

Sí… hubo un tiempo en el que la vida era una burbuja de colores que mecía la brisa.



lunes, 17 de noviembre de 2008

Laicismo pendiente

Viernes, 14 de noviembre de 2008

Desde hace casi treinta años disfrutamos en España de una Constitución aconfesional...(Sí, sí, y servidor se acostó ayer con Kim Bassinger)


Al fondo, el Panteón de Marinos Ilustres. En primer plano, la Escuela de Suboficiales de la Armada Española, ambos son edificios del siglo XVIII. San Fernando – Cádiz. Imagen extraída del Blog “Fotos de mi Isla”, de Ángel López González

...y tales circunstancias no impidieron que ese viernes me encontrara ante una parada militar en la Escuela de Suboficiales de la Armada, en San Fernando (Cádiz-España) Las tropas, formadas y engalanadas en la explanada, escuchaban las felicitaciones del jefe militar de alta graduación. Fue un discurso corto y serio, y digno de un país moderno, con fuerzas armadas actualizadas y democráticas. Me gustó casi todo lo que dijo, porque las palabras que oí no se parecían en nada a una arenga de antaño. Presidía el acto, en la puerta del Panteón de Marinos Ilustres, sobre la escalinata, una cruz de madera de dos metros y medio de altura sobre pedestal. Y entre los jefes militares que presidían el acto, bien visible, en primera fila, destacaba la figura oscura del sacerdote castrense. Era un cura de sotana negra ribeteada de rojo, con cien botones pequeños repartidos uniformemente entre el alzacuellos y el dobladillo inferior de la prenda. Sí, era un cura de sotana negra, reliquia de un tiempo en el que la iglesia católica era parte fundamental y sostén de un régimen que no permitía ninguna otra confesión religiosa. ¿Qué puñetas hacía ese hombre ahí, en un Estado aconfesional?

(Vale, ya se que es una pregunta retórica, por supuesto. Sabemos qué hacía ahí ese hombre)

Llegué con el acto comenzado y no alcancé a oír si los hombres y mujeres rezaron alguna oración al uso. Juraría (eso sí) que cantaron la Salve Marinera... (Salve, estrella de los mares...) porque el jefe militar de alta graduación invocó en algún momento de su intervención a la Virgen del Carmen, patrona de la Marina y la virgen más marinera de todas las posibles vírgenes, que son muchas.

Los hombres y mujeres, militares profesionales, que formaban en ese patio de armas, eran españoles. Por el momento son muy pocos los extranjeros que llegan a suboficiales, si es que pueden llegar a serlo, que no lo se. Por tanto, la inmensa mayoría están bautizados sin su consentimiento, como cualquier español —esto no sería así en lugares como Ceuta y Melilla, donde la proporción de españoles de religión islámica es mayor—. Igualmente, como muestra que son de la generalidad española, una gran mayoría de ellos solo son católicos testimoniales, es decir, no practican la religión y/o son indiferentes al hecho religioso, incluso los habrá ateos, agnósticos y/o apóstatas.

Desconozco el origen de esta imagen. Lo siento

Por otro lado, estoy convencido de que la Marina Española no les ha pedido declarar —en ningún momento de su instrucción— sus creencias religiosas o ideológicas, porque eso es contrario a la Constitución y porque este asunto lo hemos asumido perfectamente los españoles, de todo signo, sexo y condición —ca uno es ca uno, diría mi suegro—. Y esto es un asunto que todos tenemos por muy valioso.

Pero los hombres y mujeres de esa parada militar no tuvieron opción. Nadie les preguntó qué religión profesaban; todos sus superiores militares respetaron aparentemente sus creencias más íntimas. Pero llegado el momento, les ordenaron firmes delante de una cruz y un sacerdote católico... símbolos que deberían ser una opción privada y nunca pública. Y podríamos asegurar que lo dicho para ese viernes, en la Isla de León, podría decirse para cualquier Sábado Legionario de Ceuta, o para cualquier acto castrense de cualquier acuartelamiento de España.

Esto es una enorme contradicción, y para muchos, una situación violenta que los ciudadanos seguimos aceptando con discreción. Y los ciudadanos militares tienen que acatar por obligación, porque así viene escrito en las ordenanzas. Es verdad que la Constitución ampara la privacidad de nuestras creencias, pero las caducas costumbres de la sociedad y los vicios adquiridos parecen tener una enorme inercia en contra, no se detienen, incluso se aceleran según quien gobierne el país.

¿Hasta cuando vamos a tener que soportar símbolos religiosos en lugares públicos, fuera de su ámbito propio?

¿Hasta cuando los reyes, el presidente del gobierno, ministros, delegados del gobierno, presidentes autonómicos, alcaldes, concejales, jefes militares y demás representantes civiles y militares de las administraciones del Estado van a estar presidiendo o asistiendo a actos religiosos en España?

¿Hasta cuando España, este Estado Aconfesional, va a mantener unos acuerdos preconstitucionales con un estado teocrático como es el Vaticano. Acuerdos propios de la dictadura. Acuerdos que rechinan y NO caben ni con calzador en nuestro sistema de leyes?

¡Hasta cuando!

Lo voy a decir otra vez: Por favor, quédense las religiones en los templos; la vida pública es para cosas serias



viernes, 14 de noviembre de 2008

Conozco a personas admirables…


Bar Bartolo (cervecita con papas aliñás y media de chocos fritos, servidos en platos de verdad) Se asienta sobre una antigua batería del siglo XIX, a orillas del saco interior de la Bahía de Cádiz. Desde aquí dispararon sus cañones contra la escuadra francesa de Rosilly, y fue la primera derrota de fuerzas napoleónicas en Europa. Lugar singularísimo a punto de ser engullido por la voracidad de los urbanistas. Casería de Osio, en la Isla de León (San Fernando-Cádiz-España)

Conozco a personas admirables porque no se cansan. Son personas que no renuncian a cambiar el mundo que les rodea. Hombres y mujeres que cuando observan el trabajo que queda por hacer, no se agobian… y cuando digo trabajo por hacer me refiero SOLO a la tarea de cambiar la realidad que nos roza directamente, la más inmediata, la de todos los días, la que ocurre en el pequeño espacio físico que va de casa al trabajo, pasando por la placita y el kiosko. Sólo esa pequeña realidad, porque ya sabemos que la tarea de buscar la cordura, la justicia y la libertad universales, es otra cosa y difícilmente está al alcance de una sola persona, por muy carismática que resulte.

Son amigos que se dedican a la docencia, a disfrutar del merecido jubileo, a la política, al servicio público general, a colaborar desinteresadamente en decenas de labores necesarias, a profesiones liberales, a las tareas domésticas y a la economía familiar. Amigos que casi todos apadrinan a niños del Tercer Mundo, o colaboran directamente con organizaciones altruistas, ONG's, etc., etc., etc.

Y no se agobian —seguramente— porque han comprendido que el único camino posible que tenemos para cambiar nuestro mundo es actuar sobre lo cercano en la medida de nuestras posibilidades, aunque sean pequeñas… no recuerdo ahora (la verdad es que no se si lo he sabido alguna vez) quien fue el autor de tan feliz idea: pensar globalmente y actuar localmente. Merecerían algo grande los hombres y mujeres que desarrollaron este concepto.

…por eso cuando estos admirados amigos dicen que usemos platos y vasos de un solo uso, solo para no tener que fregarlos, les echo la bronca… aunque eso signifique que me llamen rata y agarrao. Y para colmo me tenga que jartá de fregar platos de verdad.

¡Unos flojos y flojas azín de grandes! ¡Eso es lo que sois todos vosotros, puñetas!



miércoles, 12 de noviembre de 2008

Viaje de vuelta. Villajovita, la patria noble



VIII Semana Cultural de la Casa de Ceuta en Cádiz
22 de Octubre de 2008

Ese día, a mis paisanos les pedí un aplauso para doña África Ponce, la primera niña que nació en 1915, en un caserón que llamaron Villa Jovita, en el campo exterior de Ceuta, entre las murallas Merinidas y del arroyo de Fez. Doña África nació caballa, y pasados muchos años lo sigue sintiendo; y se emocionó cuando enseñamos su foto con ese vestido blanco; una imagen de 1931, de cuando esa chiquilla encantadora fue Miss Ceuta. Pues ahí estaba, a sus 93 años, en primera fila del salón de la Casa de Ceuta en Cádiz, y tan guapa como entonces porque sonríe mucho. Y la miré mientras recibía su aplauso, y seguía sonriendo como una chiquilla. Sólo por esa sonrisa merece la pena el esfuerzo que despliegan Silverio y su grupo de amigos...
Ese día les hablé a mis paisanos de lo pequeña que es Ceuta si la comparamos con el mundo; y les dije que nadie es mejor ni peor por haber nacido en Ceuta ―o en cualquier otro lugar del mundo―; que haber nacido allí no nos convierte en seres especiales, ni nos proporciona más o mejores derechos. Somos tan iguales como cualquier otro ser humano... pero Ceuta, por su condición de Isla fronteriza, nos cubre de un barniz cultural que nos introduce en un grupo humano con señas de identidad propias y reconocibles. La cultura que recibimos en la tierra es un parámetro que nos marca, y en esto CEUTA tiene alguna singularidad.

Y les dije a mis paisanos que tal vez lo más característico es que Ceuta se nos queda pequeña y que, tarde o temprano, nos deja marchar en una diáspora vital. Les dije algo que todos sabemos: que en algún momento tomamos un barco y alguien nos dice adiós desde el muelle, con un pañuelo en la mano y una lágrima en los ojos. Y allá nos marchamos hacia el norte, a ver quépuñetas hay detrás de Gibraltar, más allá del horizonte de la niñez, ―parafraseando al enorme cantautor ceutí Carlos Bernal―… Para muchos esa marcha supuso un auténtico viaje iniciático y una despedida total del pequeño pueblo. Ese cambio marca el inicio de otra vida porque hubo entonces que viajar y comprobar que la mejor puesta de sol no tenía que ser necesariamente la que vimos desde San Antonio, y que el ombligo del mundo no es Ceuta, ni Hadú ni Villajovita ni el Morro. Que existen millones de otras tierras y que cada una es tan bella como nuestra pequeña patria noble. Y aprendimos en ese momento una oportuna lección de humildad. Tuvimos entonces que dedicarnos a trabajar y a ser útiles. Y conocimos gente nueva, personas que no vivieron en una isla fronteriza, tan singular. Y hubo que buscar un compañero o compañera, y tener hijos tal vez, y verlos crecer…
Y cuando el tiempo pasa, y los hijos se marchan, y en lo profesional ya lo hemos dicho casi todo; cuando la vida está en parte masticada, es entonces cuando empezamos a VOLVERa casa. Es cuando volvemos la mirada buscando la verdadera patria noble del hombre: las calles empedradas o embarradas de la niñez.

Y entonces conté a mis paisanos cómo un grupo de niños y niñas de barriada, cincuentones ya, viajamos de nuevo a las calles empedradas de Villajovita, el pequeño barrio ceutí que discurre entre las Merinidas y el arroyo de Fez... allí donde en 1915 nació una niña rubia de ojos azules, la misma que 16 años más tarde, en 1931, sería Miss Ceuta. La misma chiquilla que me escuchaba en primera fila, con los ojos muy abiertos, noventa y tres años... y sonriendo.

Y eso no tiene precio.

lunes, 10 de noviembre de 2008

Fotos furtivas: Una mirada para Cristina


¿Qué habría pasado si el depredador de la camisa celeste no estuviese acompañado de la jefa de la manada familiar —la que viste de rojo—, y si la baranda de piedra no se interpusiera entre el depredador y la presa de negro? ¿Eh? ¿Qué habría pasado?

Foto furtiva lanzada en el Mirador de Miguel Ángel, en una colina de Florencia, en Julio de 2008. Y dedicada a mi amiga virtual Cristina, que también quedó enamorada de Florencia… lo que pasa es que cada uno lanza las fotos que es capaz de ver, ¿verdad?

Un beso para CRIS

jueves, 6 de noviembre de 2008

A veces me gustaría ser poderoso…

“…la niña fue violada por tres hombres mientras viajaba a pie para visitar a su abuela en la capital, Mogadiscio. Después del asalto, buscó la protección de las autoridades, que la acusaron de adulterio y la sentenciaron a muerte.”

URL de la imagen: http://www.asueldodemoscu.net/imagenes/lapidacion.jpg?rnd=1199121251046

Aisha Ibrahim Duhulow tenía catorce años y las autoridades islamistas no se conformaron con ordenar la muerte de la niña. Usaron la sharía para lapidarla. La introdujeron en un agujero practicado en el suelo, y la enterraron hasta el pecho para inmovilizarla; luego la taparon con un manto blanco, y cincuenta hombres lanzaron piedras del tamaño adecuado, como dice la ley —ni muy grandes (para evitar que muriese de una sola pedrada), ni muy pequeñas (para evitar el cansancio de los ejecutores)— hasta matarla. De esa forma, largamente ensayada a lo largo de sus siglos de barbarie, el sufrimiento de la niña, supuesta adúltera, duró lo suficiente para solaz de las bestias. Y así el espectáculo de su castigo y muerte, duró lo suficiente como para hacer mella en el ánimo de la jauría; y así, los gritos y lamentos tal vez lograran disuadir a las más de mil personas que disfrutaron y aprendieron de la fiesta. ¡Hijos de su Grandísima Madre! ¿Dónde estarían los adúlteros mientras tanto? ¿Los jueces de parodia alabarían a su dios mientras apedreaban a la niña? ¿Se acostarían esa noche con la sensación del deber cumplido? ¿Pensarán que ahora el mundo es mejor? 

¡Hijos de su Grandísima Madre!

Sí… a veces me gustaría ser poderoso y cruel; y sueño con exterminar a estas bestias… o sea, condenarlos a leer libros, sin levantar los ojos de las palabras, durante toda su vida, hasta que perdieran la vista.



miércoles, 5 de noviembre de 2008

Fotos furtivas: la pequeña conferencia


Nos pasamos la vida conquistando un sitio. Un lugar donde nos reconozcan como individuo diferenciado de los otros, con nuestras singularidades, bondades y maldades. Y lo conseguimos. Es cuestión de tiempo. Nadie engaña a nadie. Al final nos quieren, nos odian o somos indiferentes. Inevitablemente, todos nos conocemos y quedamos situados…

…sólo que algunos conquistan su lugar, y toda la admiración, antes que otros.

Pues, precisamente hoy, el que ha conquistado su lugar ha sido Barack Obama (Yes, we cam) He escuchado en directo su discurso de aceptación y, reconozco que me ha emocionado un poquillo. Su trayectoria y sus palabras destilan esperanza... pero terminó su discurso diciendo Dios bendiga a América. Seguramente era eso lo que tenía que decir, pero yo espero y deseo que en la gobernanza del planeta se olvide de dioses y sea razonablemente humano. No me gustan los iluminados que dicen hablar con su dios... y mucho menos si creen que les habla. No, no me gustan los que oyen voces y ven lucecitas en el cielo. Estos, que no se dediquen a gobernar el planeta, que se queden en su glesia, mezquita o sinagoga y no molesten... No creo que Obama sea de estos.

La imagen es una Niña Anónima en la presentación del libro La historia pequeña de Cádiz, de mi amigo Julio Molina Font. En el Casino Gaditano, Oct/2008. La cámara es la de un móvil Nokia... no tenía otra cosa.


lunes, 3 de noviembre de 2008

Fotos furtivas: Niña Sin Tarta de Cumpleaños


España.
Sábado, 1 de Noviembre de 2008.
Tele 5, una de las cadenas privadas de cobertura nacional.

En torno a las 23:10, una tal Belén lleva hablando de su hija Andreíta lo menos quince minutos. No... espera... más, más, porque después de la publi, la señora sigue en pantalla. Por lo visto algo pasó con la tarta de cumpleaños de la niña, con su padre, con la actual esposa del padre de la niña... Por lo que se ve es un asunto de interés nacional, y ese asunto había que ponerlo en claro. Naturalmente...

Detestable forma de hacer televisión. Detestable forma de vender las entrañas.

Pobre chiquilla, entre que te comas el pollo Andreíta, la tarta de cumpleaños y, sobre todo, por esa madre profesional que tiene, no se, lo mismo va a quedar marcada de por vida. A veces no entiendo nada... de verdad.


En la foto aparece una niña anónima. Sea quien sea Andreíta, esta niña no es Andreíta. Conste



viernes, 31 de octubre de 2008

Fotos furtivas: PARAÍSO

¡Vamos a ver que chorrada se me ocurre para esta foto!... ¡Joder, es que no se me ocurre nada!

O sea, tenemos a un niño delante de una montaña de caramelos; colores brillantes; olores que penetran y despiertan salivaciones... Mamá yo quiero, yo quiero, yo quiero; mamáaaaa, mamiiiiii, cómprame algo... Que no puede ser, mi_niño, que te pones malito y te duele la tripita. Señora ¿cómo se va a poner malo el niño? Que esto no es un chino, señora, que todo lo que vendemos aquí tiene el sello de la UE. Por Dios cómprele al chiquillo unchupachups que se le va a saltar la hiel, señora. ¡Se quiere meter usted en sus cosas! ¡Que usted no entiende nada! ... ¡Y usted -el de la cara de sátiro- no le habrá hecho una foto al niño! No, por Dios, señora, que servidor no es de esos... ¡ah! Pues que no le vea apuntar la cámara al niño que se la come usted... Que tiene usted una cara de degenerao que no puede usted con ella. ¡Señora, señora! Vigile usted al niño que se ha llevado un puñao de gominolas... ¡joío niño, como corre el hijoputa...! Hijoputa lo será usted. ¡A que le tiro el tinglao de mierda! ¡A que se lo tiro...!

Alter Ego: Vaya por-que-ría de post le ha salido hoy a este. Vaya tela como se ha levantado de agresivo el echao a perder. Yo que tú me dedicaba a otra cosa... porque vaya tela, vaya tela. Hoy no irás a trabajar, ¿verdad, bonito? Más vale que te quedes en la cama... y callaíto. Y te digo una cosa, prenda, que a este paso te echan de la Comunidad porque esto ni tiene interés, ni calidad ni nada... Si es que no te esfuerzas, tío. ¡Desde luego....!

miércoles, 29 de octubre de 2008

Fotos furtivas: La Huida

A veces la pequeña cámara del teléfono móvil es suficiente para pillar un momento.

Añadido posterior:

Salud, Daniel. Observando la foto tengo ahora la sensación de que somos personas dóciles y obedientes. Y eso me produce tristeza... y recuerdo la escena del Expreso de Media Noche, cuando el prota comienza a dar vueltas en sentido contrario a lo establecido entre los propios locos... y ese gesto le hace reaccionar. No creo que sea bueno que seamos dóciles borregos, ni aceptar ser pastoreados por pastores bonachones desde ningún púlpito...

lunes, 27 de octubre de 2008

Joselito en el Sur


Mi amigo José Carlos es un privilegiado, tuvo delante de él la estupenda playa de los Bateles, en Conil de la Frontera. Disfrutó del día soleado de primavera, del paisaje, del aire fresco. Hasta disfrutó del banco para él solo...

Pero desde atrás, servidor disfrutó de todo eso...



sábado, 25 de octubre de 2008

Sobre monstruos

Una de las tres Torres de la Casería de Osio / San Fernando / Cádiz / España

Pregunta para el observador: ¿Cual de los dos es el monstruo? ¿La Torre o el pulpo?

Segunda pregunta monstruosa: ¿Quién permite construir a cincuenta metros (50) de la mayor pleamar, tres bloques de 16 plantas cada uno, en un lateral de un pequeño y antiguo barrio de casitas bajas, sin vías de acceso, sin las debidas plazas escolares, sin la suficiente red de alcantarillado… etc., etc., etc.?



jueves, 23 de octubre de 2008

El valor de lo simple


...a cuatro pasos de Ponte Vecquio, en la renacentista Florencia, nos asombra un ventanuco. Ni siquiera es antiguo, ni tiene postigos de viejas maderas ajadas al sol, o al viento.

A veces el momento nos elige. A veces una imagen sobresale en mitad de un mundo hosco, agrio, injusto, infame e infamante... pero bello.




martes, 21 de octubre de 2008

Una playa del sur. Un día de otoño. Una señora. Un amigo que llora…


No había pavanas en la playa de Camposoto. En Ceuta, la pequeña ciudad en la que nací, a las gaviotas les decimos pavanas… tal vez sea eso, que estén todas en Ceuta, jugando con el levante otoñal después del temporal...

Sí, es otoño y en esta playa del Sur no hay pavanas... en su lugar revolotean por todos lados miles de libélulas rojas y verdes. Pero eso no es romántico. Mi perro corre detrás de ellas, pero son hábiles las puñeteras y siempre escapan. Debe ser que no está hecho para cazar libélulas. Las libélulas deberían estar cerca de los ríos y lagunetas... ¿qué hacían tantas libélulas en la playa?


Es una playa singular. La llaman Playa de Camposoto y está en San Fernando (Cádiz / España) Por ella ya pasearon los fenicios hace mil ochocientos años. En el islote rocoso del fondo construyeron un templo a Melkart (la forma tiria del dios Baal) Los historiadores griegos lo denominaron Herakleión porque Heracles era el dios heleno equivalente a Melkart. En este templo, Aníbal juró odio eterno a Roma; y Julio César soñó aquí que dominaría el mundo. Más tarde, en el siglo XII, los almorávides destruyeron los restos del Herakleión. Y hoy contiene las ruinas abandonadas de una batería de cañones que nos defendió y detuvo el avance de las tropas napoleónicas a principios del XIX.

No, hoy no volaban pavanas por donde el Herakleión. Solo libélulas... y la señora solitaria arrastró su butaca sobre dos mil metros de arenas doradas para sentarse frente al viejo islote rocoso. Aceptó que la fotografiara, pero sin sonreír.

Era un día de otoño en el Sur. Mi amigo se marchó caminando hasta el fondo de la playa, el más solitario, para poder llorar a gusto y disipar su pena sin tener que dar explicaciones… siempre hay nubes grises en el horizonte, me vino a decir… si al menos fueran cirros blancos…



¿Dónde coño estarán las pavanas?




domingo, 19 de octubre de 2008

Un artículo de PAOLO FLORES D`ARCAIS

Copio y pego este monumental artículo de PAOLO FLORES D`ARCAIS filósofo, periodista y editor italiano, es director de la revista MicroMega. Entre sus obras publicadas en español destaca "El soberano y el disidente"... Publicado en El País, el 18 de Octubre de 2008.

...y destaco este párrafo demoledor: "Porque Dios no habla, sino que son siempre seres humanos los que hablan en su nombre (cosa que, aparte de todo, es una forma de delirio de omnipotencia)"


A Su Eminencia el cardenal Rouco Varela

El cardenal Antonio María Rouco Varela, presidente de la Conferencia Episcopal Española, en sus palabras ante el Sínodo Mundial de los Obispos, ha vuelto a acusar al laicismo de querer hacer realidad "la dictadura del relativismo ético". El aspecto más grave de esta verdadera dictadura laicista sería, en palabras suyas, el "tratamiento legal dado al derecho.

Evidentemente, a Su Eminencia se le escapa que sólo se puede hablar de dictaduracuando a los ciudadanos se les obliga a aceptar, contra su voluntad, las decisiones de un poder autoritario. Por ejemplo, si un Estado obligase a todas las mujeres, independientemente de su voluntad, a abortar siempre que ya tengan un hijo, sería (incluso si estuviera justificado por motivos gravísimos de explosión demográfica) un caso de dictadura, aunque el Estado en cuestión fuera democrático. Ahora bien, el famoso relativismo laicista no pretende jamás obligar a nadie. Al contrario, en los lugares en los que, hasta ahora, ha logrado prevalecer, ese relativismo -que es lo mismo que el carácter pluralista de una sociedad abierta- ha permitido que cada mujer escoja con libertad si quiere llevar a término su embarazo o no. Lo cual es todo lo contrario de una obligación impuesta y sancionada por el Estado.

El derecho del Estado "a disponer ilimitadamente de la vida" se hace realidad, en todo caso, en otras ocasiones: en la guerra, cuando hay un servicio militar obligatorio, en la pena de muerte o, peor aún, en la legalización de la tortura a los detenidos. Pero Su Eminencia Rouco Varela sabe a la perfección que la Iglesia católica no ha condenado hasta hace muy pocos años, y con una formulación ambigua, la pena de muerte (que estuvo en vigor en la Ciudad del Vaticano hasta 1969), y también sabe que la introducción del derecho a la objeción de conciencia para no hacer el servicio militar es, precisamente, una de las grandes batallas laicas en las que la Iglesia católica NO ha participado.

La amenaza totalitaria se hace realidad tan sólo cuando una institución pretende decidir en lugar del ciudadano cómo debe ser su vida. Porque, ¿quién puede disponer sobre la vida salvo quien la vive? Entre dos seres humanos, tú y yo, ¿qué aberración justifica que yo pueda decidir sobre tu vida? Y lo de menos es que ese yo que pretende decidir de forma totalitaria tu vida sea un individuo, sea el Estado o sea la Iglesia.
·
Confío en que Su Eminencia el cardenal Antonio María Rouco Varela no responda que el que dispone sobre mi vida, como de la vida de cualquiera, no es quien la vive sino Dios. Porque Dios no habla, sino que son siempre seres humanos los que hablan en su nombre (cosa que, aparte de todo, es una forma de delirio de omnipotencia).

En segundo lugar, porque Dios existe para unos pero no para otros, y todos son ciudadanos, por lo que Dios, en una democracia, no puede convertirse en argumento, ya que ello discriminaría manifiestamente a los no creyentes.

En tercer lugar, porque cada uno tiene su propio Dios, que impone distintos derechos y obligaciones (el dios judío otorga el derecho al divorcio, el dios cristiano ordena el matrimonio indisoluble, el dios islámico da derecho a tener cuatro esposas... Y, sobre asuntos como el aborto y la eutanasia, cada una de las iglesias tiene un punto de vista diferente)

Y, por último, porque la vida es un regalo, y un regalo se puede rechazar; si no, se llama condena.

En resumen, el derecho de cada uno a decidir sobre su propia vida (hasta la eutanasia) es un derecho primordial e inalienable que constituye la base de todos los demás.

Su Eminencia está a favor de "un diálogo sincero entre fe y razón" que "haga presente en la vida pública la verdad de Dios Creador y Redentor del hombre: del Dios que es amor". Pero esta verdad de fe no puede ser una verdad de razón, porque, de ser así, cada ateo sería un minus habens desde el punto de vista psíquico.

El diálogo sincero, por consiguiente, implica que la Iglesia del cardenal Antonio María Rouco Varela renuncie a forzar a quien no es creyente a aceptar decisiones sobre su vida, su nacimiento y su muerte, a través de la violencia que representa una imposición de Estado, que es lo que trata de hacer la Iglesia católica en España y en Italia, en Polonia y en Irlanda, y en cualquier lugar en el que se siente suficientemente fuerte.

El diálogo sincero, por consiguiente, implica que la Iglesia del cardenal Antonio María Rouco Varela renuncie a forzar a quien no es creyente a aceptar decisiones sobre su vida, su nacimiento y su muerte, a través de la violencia que representa una imposición de Estado, que es lo que trata de hacer la Iglesia católica en España y en Italia, en Polonia y en Irlanda, y en cualquier lugar en el que se siente suficientemente fuerte.

Lo irónico es que se hable de "un Dios que es amor" para obligar a los condenados a muerte por una enfermedad terminal a sufrir horas, días, semanas e incluso meses una tortura a la que su libertad desearía poner fin. Es un amor verdaderamente extraño éste que se atribuye a Dios.

Si no fuera porque, al atribuir a Dios una crueldad semejante, demuestran ser los herederos -claramente no arrepentidos-, no de Francisco de Asís, sino del inquisidor.

Paolo Flores d'Arcais, filósofo, periodista y editor italiano, es director de la revistaMicroMega. Entre sus obras publicadas en español destaca El soberano y el disidente.Traducción de María Luisa Rodríguez Tapias.



jueves, 16 de octubre de 2008

La iglesia católica es un aburrido lastre para el progreso.

Siempre lo ha sido. El progreso moral, intelectual, laboral, político y científico de occidente ha ocurrido a pesar de la iglesia, no gracias a ella. Ha ocurrido a trancas y barrancas con la oposición dura y constante de la clerigalla, temerosa siempre de perder sus prebendas temporales… entre otras cosas porque no existen prebendas que no sean temporales.

Ayer nació Javier. Un niño sano, seleccionado genéticamente para evitarle el infierno de sufrir una enfermedad mortal. Las células de su cordón umbilical servirán, además, para curar a su hermano mayor, que la sufre. ¿Algún problema en ello…?

Aparentemente no. Pero conste —creo que es justo y necesario recordarlo abiertamente para ilustración de todos los mortales— que para algunas lumbreras este hecho es una intromisión ominosa en los planes de Dios… O sea, la fecundación in vitro; la manipulación y selección de óvulos fecundados; la implantación mecánica de mórulas en el útero femenino… son cosas que desde la conciencia cristiana no se puede aceptar (son palabras textuales de monseñor Amigo, arzobispo de Sevilla; ahí donde lo vemos una de las voces más amigables de la Conferencia Episcopal Española)

FALTA FOTO

El nacimiento de Javier ha sido posible gracias a la Ley de Reproducción Humana Asistida de 2006, que es una ley que contó —como no podía ser de otra forma— con la oposición frontal de los obispos españoles porque, decían, se trataba de un texto que da licencia para clonar seres humanos. En consecuencia la clerigalla animaba a los diputados católicos, en otra infame exigencia de doble obediencia, a no apoyar esta ley con su voto.

¡O sea! No se si me he explicado… Espero y deseo que Javier, y su hermano Pedro, semeen de risa cuando oigan hablar a estos graciosos payasetes.


http://www.cardinalrating.com/cardinal_5__article_3059.htm

La Iglesia "no puede aceptar" la reproducción asistida pero "no impone nada" Feb 16, 2006 / El cardenal arzobispo de Sevilla, Carlos Amigo Vallejo, afirmó hoy que "hay algunas cosas que desde la conciencia cristiana no podemos aceptar", en referencia a la próxima aprobación en el Congreso de los Diputados de la Ley de Técnicas de Reproducción Humana Asistida. Sin embargo, Amigo Vallejo añadió que la Conferencia Episcopal "no impone nada".

SEVILLA, 12 Feb. (EUROPA PRESS) - En declaraciones a Europa Press, tras la homilía celebrada en la Facultad de Ingenieros de Sevilla con motivo de la Pastoral de Choque, organizada por Educación y Gestión de Andalucía y Fere- centros católicos de Andalucía, el cardenal indicó que "después de que el comité ejecutivo de la Conferencia Episcopal estudiara el proyecto, simplemente ha recordado lo que debe ser la coherencia de un cristiano con sus principios morales".

La Conferencia Episcopal española mostró recientemente su "honda preocupación" ante esta ley, por entender que se trata de un texto que "da licencia para clonar seres humanos, por lo que animó a los diputados católicos a "no apoyar esta ley con su voto".



martes, 14 de octubre de 2008

Carta abierta para mi primo


Querido primo. Como te gusta la casuística, es decir, argumentar usando algunos ejemplos para llegar a las conclusiones que te convienen... pues te voy a contar el caso que debía haberte contado en vivo la otra noche. Me refiero a la noche que hablasteis de las adopciones de niños por parejas homosexuales, y decías que eso no podía ser, que un niño necesita un padre y una madre para desarrollarse equilibradamente...

...que es un argumento que parece razonable y aséptico –aunque sólo sea una hipótesis indemostrada-. Es decir, parece un argumento que acepta el derecho de las parejas homo a adoptar, pero ¡lo siento!, hay que anteponer el supuesto mayor bien y salvaguarda para el niño. Por tanto a las parejas gais que les den por el culo... ¡que chistecito más malo y cómo te ilustra, tío!

Pero no nos engañemos, primo, esa no es tu razón, ¡que llevamos ya muchos años juntos! La realidad es que me temo que para ti es imposible detectar algún atisbo de comportamiento ético en una persona homosexual. Hablando en plata, me temo que cuando hablas de una pareja homo te imaginas un esperpento libertino, pura imagen bíblica sacada de Sodoma o Gomorra y merecedora de justo castigo. Esas cosas bíblicas las conoces bien... y por eso se te entiende todo.

Yo debería presentarte a mi amigo Fran. Su sola existencia es un bofetón para los que son como tú, primo. Es arquitecto, de cuarenta y tantos. Ya tiene algunas canas en la barbita, y se lleva las miradas de todas, el mamón. Y dibuja, y pinta acuarelas. Ha hecho varias exposiciones y le han publicado dos libros de poemas. De vez en cuando nos tomamos un cafelito y me entusiasma hablar con él porque siempre me sorprende con cosas nuevas. La altura intelectual de Fran se palpa desde el primer vistazo.

El amigo de Fran se llama Juanjo. Lo conozco menos. Juanjo es profe de Filosofía en un instituto de Cádiz y escribe una columna semanal en un periódico provincial. Todos los veranos se marcha a Guatemala y trabaja por amor al arte en proyectos de ayuda al desarrollo... Si Fran es interesante por sus ideas, Juanjo lo es por su experiencia y su generosidad. Son una pareja admirable.

Querido primo, no creo que Fran y Juanjo quieran adoptar un niño alguna vez (...son bastante listos como para eso) pero si se decidieran, puedes estar seguro que el ejemplo que percibiría de sus padres sería inmejorable. Y la calidad moral de sus progenitores llegaría al niño multiplicada. Y si por algún casual de la vida, resulta un niño infeliz, ten por seguro que no será por la homosexualidad de sus padres. Pienso que si ese niño resulta infeliz será por lo que perciba fuera de su hogar, es decir, de lo que perciba y reciba desde personas como tú, homófobo, intolerante, cristiano-carca y del PP. Personas tristes, tío, profundamente tristes. Piénsalo, hombre. Tú no eres malagente en el fondo.



viernes, 10 de octubre de 2008

Un caparazón para esconderse



El homo sapiens venido a menos no entiende las cosas que pasan. Cada día entiende menos, y por eso se recluye sobre sí mismo y solo alcanza a mirar el horizonte próximo, el que abarca de un vistazo y termina donde la esquina... de esa forma el homo echao a perder tiene alguna mínima posibilidad de situarse y entender. En el fondo, si alguna vez hubiera tenido caparazón de tortuga, ahora lo añoraría...



miércoles, 8 de octubre de 2008

La palabra estable del Dios de Ratzinger

FALTA FOTO


¡Menos mal, Dios mío! ¡Menos mal que la palabra de Dios es más estable que las bancos! Nos lo ha recordado Ratzinger, que la palabra es una palabra inmutable y clara, cristalina y diáfana, que nos la reveló el mismísimo Dios para que los hombres no tengamos dudas y sepamos obedecer fielmente sus deseos.

¡Menuda estupidez! ¡Menudo insulto a los hombres de buena voluntad!

Esa palabra de Dios que Ratzinger dice estable, la que han transmitido a trancas y barrancas las distintas clerigallas cristianas a través de los siglos, la que nos han hecho aceptar como revelación del mismísimo Dios, ha generado decenas y decenas de interpretaciones opuestas... ―y no entremos a valorar qué lengua hablaba el supuesto Jesús; ni las desviaciones volcadas en la primera transcripción a otra lengua; ni las aportaciones de cada traducción posterior; ni los errores involuntarios o interesados de cada copista, etc., etc., etc.―

...y no me apetece listar aquí y ahora las distintas herejías históricas emanadas de la única palabra estable de Dios; ni me apetece hablar de las luchas, de las injusticias, crueldades, ni de los muertos que han provocado las desviaciones de la palabra estable de Dios a lo largo de los tiempos. Porque toda la historia de hombres y religión es una astronómica locura colectiva.

Desde luego vaya birria de revelación divina la que produce tantas y tantas interpretaciones distintas, y confunde a los hombres hasta el punto de montar guerras de exterminio para demostrar el error del otro... Podía el todopoderoso haberse empeñado un poquito más en
 dejar claras las cosas, ¿no? A no ser que el todopoderoso ente supremo disfrute observando el espectáculo que le montamos sus criaturas.

Sí, vaya birria de palabra estable dice Ratzinger que tiene su Dios.

¡Dios mío! Menuda broma macabra tenemos que soportar cada vez que aparentamos respeto a estos iluminados.

FALTA FOTO



lunes, 6 de octubre de 2008

Cuestiones balísticas: Mazazo lógico





Los que siguen este blog saben cual es mi tesis:

“El artista no puede perder el tiempo en barrer las virutas que genera su arte”
En sintonía con esta línea de pensamiento se entiende que sea inconcebible que el gran Miguel Ángel Bounarroti —pongamos por caso— se dedique, además de a tallar su Moisés, David y otras maravillas, a limpiar su taller. Sería inconcebible. Miguel Ángel NO ESTÁ PARA BARRER EL TALLER, está en la historia para desarrollar su arte.

Por eso, cuando servidor sale a la terraza, en el intento de tallar caritas de reyes góticos en un palo, se lo recuerdo a la Bala —mi compi de la vida—, que el artista no puede perder el tiempo en barrer las virutas que genera (...por intentar que no quede)

...la última vez que se lo dije se me quedó mirando. Entrecerró ligeramente los ojos sin dejar de observarme y, acompañando las palabras con un gesto de la cabeza —un gesto inequívoco—, me dijo:

— Estoy to-taaaal-men-te de acuerdo contigo, artista: ¡¡BARRE!!

¡Qué lista es la puñetera! Siempre me encuentra las vueltas y siempre me deja planchado... ¡Menos mal que me sigue cayendo simpática, que si no...!




sábado, 4 de octubre de 2008

Camino de la bestia




En Apocalipsis 13:18, se dice:
“Aquí hay sabiduría: El que tiene entendimiento, cuente el número de la bestia, pues es número de hombre. Y su número es seiscientos sesenta y seis”
Todos los días dejo atrás esta encrucijada. Conduce un compañero con pinta de diablillo mientras servidor dormita con la frente apoyada en el cristal. Y todos los días, cuando nos acercamos a la salida 666, abro los ojos y le miro atentamente para romper el hechizo y evitar que le crezcan cuernos y pezuñas de macho cabrío...

...porque, la verdad sea dicha, no es mal chico, pero un poco cabroncete sí que es.



jueves, 2 de octubre de 2008

El espía del teléfono móvil


Tengo que reconocerlo: me entusiasmaban las cámaras fotográficas que usaban los espías. Eran minúsculas y las camuflaban en la estilográfica. Luego, cuando habían fotografiado los planos secretos, metían el microfilm en el tacón del zapato y lo sacaban, engañando a los malos, de la Alemania comunista (o de cualquier otro país nublado y de calles mojadas —siempre nublado y de calles mojadas— del otro lado del Telón de Acero) ¡Qué buenas eran esas pelis, puñetas!

Recuerdo que en Ceuta, a finales de los años 60, vendían unas cámaras en miniaturas que eran una preciosidad... mi amigo César tuvo una. Pero sacaban fotos de muy mala calidad.

Hoy día me gusta jugar a espía con mi teléfono móvil, que tiene una cámara de dos megapixles. ¡Qué máquina más buena! Y robo instantáneas de niños jugando... o de las chicas guapas que pasan a mi lado.


Pregunta preocupada: ¡Esto no será malo, o síntoma de alguna enfermedad rara! ¿No?


La imagen es una niña en Ikea... ¿o es una muñeca?

martes, 30 de septiembre de 2008

Nubes y claros en el Estrecho

Hablamos del Estrecho de Gibraltar, el brazo de mar que abraza África y Europa. Los que nacimos y/o vivimos la niñez en Ceuta lo tenemos de referencia. Nuestra vida está impregnada de su imagen y, vayamos donde la vida nos lleve, siempre miramos al norte con la esperanza de ver la figura triangular del Peñón de Gibraltar al otro lado de la mar...

Imagen del estrecho de Gibraltar desde la costa europea,
antes de las lluvias torrenciales de septiembre de 2008

Muchos nos tenemos que conformar con esta imagen que mira hacia el sur; es Ceuta y la costa africana desde el otro lado. Estar alejados de las calles de la niñez ayuda a comprender que la Patria Noble del hombre es el pequeño barrio donde vivía Angeli, la niña que paraba mi corazón cada vez que la veía aparecer por la esquina de Mané...

...entonces el mundo cabía en Villajovita, ese pequeño barrio de Ceuta. Las cosas eran más pequeñas y manejables... excepto la enorme inocencia.

Un túnel bajo el Estrecho