viernes, 30 de septiembre de 2011

Desde el 15-M al 15-O

Me sumo y asumo todos los puntos de este texto.

Las Asambleas Populares del Movimiento 15-M de la provincia de Cádiz nos sumamos a la movilización internacional contra la crisis capitalista convocada el 15 de octubre.


Esta crisis está teniendo consecuencias nefastas para la mayoría de la población, en general para aquellas y aquellos que vivimos de nuestro trabajo, y no de la explotación del trabajo de los demás o de la especulación con los bienes necesarios para una vida digna.

En estos meses asistimos a importantes reformas económicas y políticas que bajo el paraguas de la crisis, buscan satisfacer la voracidad de explotadores y especuladores, atacando de manera cruel a quiénes estamos sufriendo las consecuencias de la crisis: el paro, la precariedad, la represión, las estafas de las hipotecas. 
- Una reforma constitucional, realizada de espaldas a la ciudadanía, sin debate democrático ni referéndum, que remata una Constitución que ya venía siendo papel mojado para la mayoría. Permitir que sea la Unión Europea quién decida el techo de la deuda es una pérdida de soberanía inadmisible, anteponer el pago de la deuda a cualquier otro gasto, supone priorizar que los especuladores y los banqueros cobren sus deudas antes que garantizar las pensiones, los servicios sociales, la educación y la sanidad pública.

- Una reforma laboral que empeora las condiciones de trabajo, condenando a la mayoría a la precariedad de los contratos temporales y a vivir bajo la amenaza constante del paro. Amenaza que busca hacernos dóciles: terrorismo es cobrar 600 €, terrorismo es que no te renueven por quedarte embarazada, terrorismo es trabajar sin papeles.

- Unos recortes a los presupuestos, que hieren a la sanidad y a la educación pública, a los servicios sociales y al sistema público de pensiones. Recortes que resultan indignantes cuando se es consciente de las subvenciones multimillonarias a los bancos, a la Iglesia, a la Casa Real a la educación privada y de las privatizaciones de empresas, recursos y servicios públicos.

El 15 de Octubre ciudadanos y ciudadanas de todo el mundo saldremos a la calle para mostrar nuestra indignación por la pérdida de nuestros derechos a manos de la alianza entre los poderes financieros, las grandes empresas y los políticos a su servicio.


Por eso os invitamos a participar de esta lucha pacífica, difundiendo el mensaje de que juntos somos capaces de cambiar esta intolerable situación.


No somos mercancías en manos de políticos y banqueros

El 15‐O tomamos las calles

martes, 27 de septiembre de 2011

Entre castaños y membrillos

El perro de Juan Ramón es un perro que ladra mucho, debe ser porque está sordo y no se oye. A veces se revuelve gruñendo hacia el tronco de un castaño y ladea la cabeza, como si escuchara cosas… No sé, entre los humanos también los hay que oyen voces (muchas veces dicen que emanan desde arboles y cuevas) y esos pueden ser peligrosos. Pero el perro de Juan Ramón no parece peligroso. Rarito sí, porque por las mañanas sale al campo y se pone a comer tréboles. Luego, cuando él se siente desayunado, le gusta amenazar a los mastines de Paco a través de la alambrada, que son grandes y cuidan de sus ovejas, pero de noche cazan jabatos y se los comen… si el perro de Juan Ramón tuviera dos dedos de frente (que no los tiene) se lo pensaría. Paco les da de comer a sus mastines chicharrones ibéricos de Jabugo —que no tiene nada que ver con los tréboles de Quero, que así se llama el perro de Juan Ramón—. 

   ¡No me lo puedo ni de creé, JuanRa! ¡Chicharrones de Jabugo!

   Sí, hombre, pero rancios, que los venden por sacos y son muy baratos

A Paco le gusta matar culebras porque dice que pican a las ovejas, pero no puede ser. Alejandro me ha dicho que las culebras tienen los colmillos muy retrasados y solo pueden morder presas pequeñas. A Alejandro no le cae bien Paco por eso, porque mata culebras…


A mi amiga Itita no le asustan las culebras, simplemente se aparta de su camino y tienen la fiesta en paz. Cuando estoy con ella siempre recuerdo a los Hititas, que fueron los que derrotaron a los egipcios porque llevaban armas de hierro… Pero Ita no es de Anatolia, como los Hititas, es de Pedro Abad porque su padre, que era un Guardia Civil filósofo y socarrón, andaba destinado en Pedro Abad cuando le nació la niña… Es lo que tiene ser hija de Guardia Civil, que nunca sabes dónde vas a nacer.

El perro de Juan Ramón se echa a dormir mientras partimos los tomates de Paco, que son tomates enormes que han madurado en la propia mata. Juan Ramón y el Escriña trajeron una carretilla llena de tomates y berenjenas y pimientos… porque Paco no puede consumirlos y se afana y disfruta regalándolos a los amigos. Al Escriña hacía más de veinte años que no lo veíamos, y ha aparecido con una barba larga y totalmente blanca… le sienta fatal que le digan abuelo, pero, hijo, es lo que parece.

Las rodajas de berenjena se asan en la plancha, al lado de unos trozos de secreto ibérico. Los tomates reposan aliñados en la ensaladera. Los castaños nos dan sombra y siguen cuajados de erizos. Dentro de un mes explotarán y el suelo se cubrirá de castañas… es lo que tiene el otoño en la sierra de Huelva, que se alfombra de castañas. El Escriña lanza al aire unos sones: Tengo las redes llenas… y la Balita y servidor contestamos al unísono …manos vacías. Y los tres, ya juntos, terminamos la estrofa: Las redes son de amo, las manos, mías. Son sones de hace treinta años, de cuando los cantábamos por las calles de Sevilla, que siguen enquistados en el recuerdo a pesar del tiempo.

Pues eso, que castañas no hay, pero como es el veranillo de San Miguel, los membrillos están en sazón. La Balita dice que los de Ita y Juan Ramón no son membrillos, que son gamboas, porque son muy dulces (no sé, para mí que es al revés) Pelamos siete kilos de membrillos y los cocimos con tres kilos de azúcar. ¡En la vida habrá mejor carne de membrillo! Y así pasa la tarde, uno removiendo la carne de membrillo, y otros criticando al que remueve la carne de membrillo… que es lo suyo.

Sentados en el porche se hace la noche. No hay luna. En mitad de la sierra, entre Jabugo y Castaños de Robledo, no hay luces humanas. Sólo las estrellas iluminan el perfil de la sierra, quebrado de castaños, alcornoques y encinas. Suenan  cencerros y algún ladrido lejano. Un búho ulula cerca… la Balita acaba por localizar la Osa Mayor, de ahí, siguiendo la dirección de uno de sus lados, llega hasta la estrella Polar, y desde esta, la Osa Menor. Juan Ramón me enseña la W de Casiopea… Le pregunto que cual de las cinco es Casiopea, pero eso debe estar en la siguiente lección. Quero le ladra a la oscuridad, ¡a saber que le dicen las sombras!   
Con un poco de paciencia podríamos ver que el universo gira en torno a la Estrella Polar. Está oscuro. Observo furtivo a la Balita, que observa el firmamento tumbada en el porche. No sabe que la miro. Tampoco sabe que ella es el centro de otro universo...

viernes, 23 de septiembre de 2011

¿Por qué somos tan sumisos?

¿Qué hicimos para caer tan bajo? ¿Cómo llegamos a perder así la dignidad? ¿Cómo nos convencieron para postrarnos ante ellos como si fueran semidioses? ¿Por qué llegamos a contarles nuestros más íntimos secretos? ¿Por qué dejamos que estos ignorantes dirigieran nuestras vidas y nuestras naciones? ¿Por qué aceptamos que sólo ellos podían salvarnos? ¿Cómo fue que al final creímos que nos podíamos condenar eternamente? ¿Cómo consiguieron convencernos de que ellos tienen ascendente moral sobre nosotros? ¿Cómo nos conformaron para ser tan sumisos, como perros apaleados? ¿Por qué fuimos y somos tan idiotas? ¿Cuándo vamos a escapar de esta lacra?
Gracias a doña Cristina García Rodero por esta imagen, y por todas las demás.


sábado, 17 de septiembre de 2011

Hipotecar o asegurar el futuro de los Polvorines de Punta Cantera


Cuestión previa: En San Fernando - Cádiz existe un terreno militar en desuso. Parte de ese terreno está lleno de polvorines y elementos arquitectónicos, todos ellos de  indudable valor histórico, arquitectónico y etnológico. Pronto pasará a manos del municipio. ¿Debe protegerse adecuadamente ese conjunto histórico? Esa es la pelea municipal... Un grupo de ciudadanos, al margen de los legítimos intereses partidarios, se manifiesta a favor de amparar jurídicamente -con una protección máxima- el Conjunto Histórico de los Polvorines de Punta Cantera...
Tengo la sensación de que los adheridos al Manifiesto por un Conjunto Histórico en los Polvorines de Punta Cantera (http://milan2.es/Fadricas/Manifiesto.html), que somos un nutrido grupo de ciudadanos, estamos entre una fuerza incontenible y un objeto inamovible. Todas esas personas tienen mi agradecimiento, y, por la confianza que ofrecieron desinteresadamente, merecen unas puntualizaciones por mi parte.
Nosotros también queremos que los Polvorines sean declarados Bien de Interés Cultural (decíamos que debían ser “…declarados y considerados como un Conjunto Histórico, con máximo nivel de protección…”) y eso nos coloca, aunque no se diga explícitamente, en mitad de una agria, enconada y vieja pelea política municipal. Y no es agradable escuchar y leer lo que pasa, porque, fíjense ustedes, absolutamente todos los grupos municipales dicen respetar la identidad y la integridad de los polvorines; dicen querer desarrollarlos de forma sostenible para beneficio de todos los isleños; quieren que genere puestos de trabajo y riquezas, y que se dinamice la vida local. Todos se ajustan al manual de lo políticamente correcto. Pero no sólo los grupos municipales, también los redactores del PGOU reconocen taxativamente el valor cultural del Conjunto Histórico de los Polvorines de Punta Cantera, y, es más, recomiendan a los munícipes que todo el conjunto —polvorines, murallas, muelles y alfar romano— sea declarado BIC. Es decir, los ciudadanos que apoyamos el Manifiesto por Punta Cantera, los grupos municipales del Ayuntamiento y los redactores del PGOU dicen estar de acuerdo en proteger la integridad de los Polvorines. Entonces, ¿qué mejor forma de respetar Punta Cantera que yendo más allá de la simple declaración de intenciones y buscar la protección jurídica que nos permite la ley?
Lo que pasa a partir de aquí es uno de los innumerables ejemplos de la malísima impresión que tenemos algunos ciudadanos de la política. Que a lo peor es una apreciación errónea, pero la tenemos. Y conste que no quiero señalar ni a personas ni a partidos, ni a culpables ni a víctimas, señalo la fea dinámica en la que está metida la política municipal en el asunto que nos atañe a los firmantes del Manifiesto.
Los redactores del actual PGOU tienen toda mi gratitud por el trabajo realizado y por recomendar la declaración de BIC para los polvorines. Pero, ¿harán caso nuestros políticos locales a esa recomendación?
Pues, unos sí aceptan explícitamente la recomendación y han tomado la iniciativa —también tienen mi gratitud—, otros se oponen rotundamente a la declaración BIC de los polvorines. Desde la percepción del ciudadano de a pie, lo espectacular sería conseguir la unanimidad. Pero no sé, eso parece una quimera… la pelea política es agria y las posturas son opuestas por definición, con independencia de las razones que cada cual esgrima. Siempre parece posible encontrar argumentos para mantener el antagonismo sistemático; parece un acto emocional, de los que rige el sistema límbico. Además, nuestros munícipes no están obligados a aceptar la recomendación del PGOU. Y si dejamos sin protección jurídica todo el conjunto, estaremos dejando al albur del primero que pase por allí —tenga cuatro o cuatrocientos mil votos— el desarrollo de la zona; y el problema será que no sabemos qué criterio ni qué sensibilidad pueda aplicar. Es así de simple. Algunos justifican su rechazo a la declaración de BIC en lo que supondría una intromisión ajena en la voluntad de los isleños. Es decir, no ven con buenos ojos que los polvorines pasen a ser dominio público; pero esa es precisamente la mejor garantía para su conservación futura. Los isleños seguiremos decidiendo qué hacer en los polvorines, pero, eso sí, habrá que pagar la incomodidad de ajustarnos a la forma y comprometernos a mantener la identidad estética y cultural. Eso no es perder soberanía, ni es hipotecar el desarrollo de la zona. Significa que habrá que trabajar más para que la entidad y la identidad del conjunto se mantenga... Eso redundará en que San Fernando sea una ciudad distinta. O sea, si cada vecino coloca el toldo que le de la real gana, la fachada comunitaria será un desastre en poco tiempo. En el fondo es eso. Y nadie dijo que la cosa fuese sencilla.
En la Isla tenemos buenos ejemplos de objetos BIC (Castillo de San Romualdo, Isla de Sancti Petri, Iglesia Mayor, Teatro de Las Cortes, todo el rosario de baterías del XIX, etc.) y a pocos se les ocurre decir que tal calificación hipoteque su desarrollo, al contrario. Nos podemos quejar —y a veces con toda la razón y la indignación del mundo— de las pegas berlanguianas que pone la administración superior para aprobar actuaciones sobre objetos BIC… pero cuando eso ocurre, y ocurre mucho, habrá que denunciar la mala gestión, las prácticas interesadas y partidistas, y, sobre todo, hacerlo mejor cuando cambien las tornas, pero no cuestionar la bondad de la figura jurídica de BIC. O sea, no es razonable prescindir de los cuchillos porque te hayas cortado, habrá que usarlo mejor.
España está llena de decenas de viejos castillos, iglesias, fortificaciones y conventos, declarados BIC y reconvertidos en hoteles y/o centros multifuncionales que son un magnífico ejemplo de simbiosis entre intereses públicos y privados… Pensar que tener otro BIC en la ciudad es ceder soberanía municipal —lo digo con todo respeto— es mirarse el ombligo... la cultura, la historia, el patrimonio físico no sólo son tesoros locales, también son (aunque suene cursi) de la humanidad.
Pero me planteo una segunda cuestión: ¿Es suficiente que los Polvorines de Punta Cantera sean conjunto BIC para garantizar su integridad?
Posiblemente, no. Hay ejemplos muy cercanos de desprecio absoluto a bienes protegidos. Algunos ciudadanos de a pie estamos muy escarmentados y me temo que pocas veces podremos saber qué decisiones tomarán los políticos —hablo en general, sin concretar en lo local— porque, por desgracia, tampoco sabemos con certeza qué intereses defienden en realidad. Algunos nos han demostrado que en política las causas justas no importan, ni los sentimientos —a veces, ni siquiera la voluntad popular—; y al final solemos comprobar que son intereses y conveniencias lo que mueve el mundo global y local, casi nunca son principios éticos. Deseo de corazón que aquí eso no ocurra.
Punta Cantera no es un terreno baldío. Ciudades como Tenerife, Pamplona, Peñíscola, Gerona, Alicante, Málaga, etc., han hecho auténticos esfuerzos para recuperar un solo polvorín y desarrollar actuaciones municipales en su entorno. Pero, fíjense ustedes, nosotros no tenemos un sólo polvorín como esas ciudades, tenemos veintiséis. Y todos ellos concentrados en Punta Cantera, rodeados de una muralla del XVIII, con dos puertos históricos, uno para el comercio de Indias y otro para la Pólvora de Su Majestad. Lo que los isleños tenemos en Punta Cantera es un patrimonio histórico, arquitectónico, ambiental y paisajístico único y digno de una atención exquisita. Deberíamos hacer caso a los redactores del PGOU y terminar de proteger aquello hasta la última piedra. Solo ocupan unos noventa mil metros cuadrados de los cerca de medio millón que revertirán al municipio. Con el resto de los terrenos de Fadricas (los expropiados en 1960 y 1977) se puede y debe hacer lo que sea razonable, pero en Punta Cantera tienen que pensarlo muy detenidamente (y me consta que todos lo hacen). Tenemos allí un diamante en bruto que habrá que pulir con cuidado porque es único en España. Entonces, y sólo entonces, nos devolverá las riquezas y el empleo que los isleños nos merecemos. Y, en mi parecer, el primer paso para que eso ocurra sin fracturas es amparar jurídicamente el Conjunto Histórico de los Polvorines con una protección patrimonial máxima. Rematar ese amparo es lo primero que deberían hacer todos nuestros responsables políticos, y hacerlo ya.
Si desea adherirse al Manifiesto por Un Conjunto Histórico en los Polvorines de Punta Cantera, por favor, entre en http://milan2.es/Fadricas/Manifiesto.html y siga los pasos. Es una iniciativa personal, al margen de partidos políticos, sindicatos y grupos sociales. Gracias



viernes, 16 de septiembre de 2011

Fotos en un tubo: "He visto cosas que no creeríais…"



“Yo he visto cosas que vosotros no creeríais. Naves de guerra ardiendo más allá de Orión. He visto rayos-c resplandecer en la oscuridad, cerca de la puerta de Tanhauser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo. Como lágrimas en la lluvia…

…es hora de morir”.

Roy Batty, replicante.
La imagen: el sol del amanecer atraviesa un kitasato…



miércoles, 14 de septiembre de 2011

Esther Berrocoso & Belén Esteban

Tenemos una juventud admirable. Seguramente la mejor preparada en la historia de España. No conozco las circunstancias personales de Esther, pero esa juventud admirable es consecuencia, nos guste o no, en mayor o menor medida, de la enseñanza pública, gratuita y universal que nos hemos dado. La pena es que hoy día, esa enseñanza mengua al mismo ritmo que crece la dictadura neoliberal, que es la forma más vil de empequeñecer el propio Estado. Os parecerá una tontería, pero servidor se emociona cuando me entero de cosas como esta: Esther Berrocoso: Su equipo de investigación demuestra que es posible atacar este mal y aliviar el sufrimiento.

Mi más cordial norabuena. Demuestra que, a pesar de todo, hay vida más allá de Belén Esteban…

…sin embargo, el ejemplo de Esther es un ejemplo poco corriente. Lo normal es que los jóvenes investigadores españoles hagan un excelente y dificultoso trabajo, pero vayan saltando de beca en beca, de precariedad en precariedad, mientras el país no es capaz de aprovechar el enorme potencial intelectual de que disponemos. No solo eso, yo he visto en las plazas (para ser exactos, sólo en un par de plazas españolas) a numerosos filólogos, arquitectos, periodistas, maestros, psicólogos, economistas… a los que alguna gente de bien llaman perros-flauta.

Seguramente son los que admiran a Belén Esteban.

lunes, 12 de septiembre de 2011

Fotos en un tubo: La duda es bella

¿Son los anillos de Saturno o es la refracción del sol a través de un kitasato?
No sé, me parece que no hay verdades absolutas en las cosas humanas. Me parece… en mi opinión… presiento que… yo creo… Me gustan las personas que dudan y lo reconocen abiertamente. El que duda, sigue buscando; entiende que la realidad que percibimos es parcial y siempre limitada por mil factores que no podemos controlar, ni siquiera saber, de forma que las conclusiones a las que llegamos siempre estarán basadas en datos interpretables. Dudar me parece una buena forma de mantener el camino abierto para avanzar.
Pero, de vez en cuando paro y dejo que el mundo discurra sin mí. Y es entonces cuando me observo defendiendo cosas como si fueran valores absolutos… Y nace la cuestión: ¿Qué seríamos los hombres si la duda sistemática nos impidiera defender los valores en los que creemos? ¿Los valores superiores del ser humano son inamovibles…? ¿Defender la duda contra el dogmatismo no es otro dogma?
Seguramente habrá que ir al compromiso, a una liturgia en las formas, a un consenso para defender con uñas y dientes valores básicos… ¿no es eso lo que llevamos ensayando, cultura tras cultura, desde hace cien mil años?
Dedicado a mis amigos virtuales Señora de Lagash y Juanjo Albors, que me han recordado que todavía existe la luz...


domingo, 11 de septiembre de 2011

¿Urbanistas o alquimistas?


A los redactores del antiguo Plan General de Ordenamiento Urbano de San Fernando (PGOU) les pasaba lo que a los alquimistas, que escribían tan herméticamente que solo entendían los iniciados. Por eso la gente del común, por más pergaminos que leyeran, permanecía en la ignorancia. Decían los antiguos urbanistas:

“El desarrollo de actuaciones residenciales ejemplarizantes y pedagógicas, que traten de introducir criterios “diferenciales” de ordenación y configuración física, transformando las características espaciales de monofuncionalidad y monocultivo tipológico que suelen presentar los crecimientos residenciales de última generación, constituyen una línea de actuación pública de notable interés. San Fernando ha de invertir su carácter de ciudad recinto y amurallada, activando recursos figurativos que conformen un nuevo espacio fronterizo sustentado en la interactuación e interpretación entre el medio urbano y natural entendidos como principios proyectuales básicos. Los suelos ubicados en el frente al saco interior de la Bahía (Fábrica San Carlos (3.1) y actuales polvorines de la Armada (3.2)) representan una oportunidad irrenunciable para territorializar esta línea de acción pública.”
Fuente: PGOU San Fernando, 1992 / Estrategias, página O-65
O sea… “actuaciones residenciales ejemplarizantes”, “criterios diferenciales”, “características espaciales de monofuncionalidad”, “recursos figurativos”, “principios proyectuales básicos”... aplicados a los terrenos de la vieja Fábrica de San Carlos y los Polvorines ¿Saben ustedes qué querían justificar con estos palabros tan especializados? Simplemente la construcción de elevadas torres de pisos a escasos metros de la bahía de Cádiz. ¡Era eso!
Es decir, ese párrafo ha justificado la construcción de unos edificios mastodónticos casi en la orilla de la bahía —y pretendían construir unos cuantos más, pero la Crisis les frenó—. Ese simple párrafo tan raro justifica romper el paisaje sin remordimientos, despreciar el patrimonio estético y, de paso, favorecer, en buena lógica, el lucro de alguien. Tres torres prácticamente vacías porque se levantaron a pesar de no sé cuales irregularidades burocráticas, y pendientes hoy día de una resolución judicial para su total habitabilidad. Esto es lo que significa ese párrafo. A servidor le parece que se escribió tan crípticamente precisamente para ocultar la tropelía que venía a justificar. Es para no fiarse ni de unos ni de otros…




viernes, 2 de septiembre de 2011

Carnaza para la jauría neoliberal

A una manada de lobos hambrientos no se la sacia echándoles ratoncitos, quieren la presa mayor. Y la quieren porque saben que está rodeada y no puede escapar. Buscan morder el cuello de la presa mayor hasta que no respire, y luego despedazarla y disputarse los trozos de carne y huesos entre dentelladas. Son así de salvajes las jaurías…
…no pararán hasta liquidar el Estado. El Estado es una presa estupenda. Quiero decir que es una maravillosa oportunidad de negocio para las jaurías financieras que gobiernan el planeta global. Es lo que buscan: suplantar todas las funciones económicas del estado para convertirlas en negocios rentables a cargo del bolsillo de unos ciudadanos cada vez más pobres. Este es el dogma neoliberal. Es muy sencillito: que el Estado no intervenga en el libre desarrollo de las leyes del mercado. Para la jauría, el Estado es un estorbo cuando interfiere las sacrosantas leyes que regulan el libre mercado… por eso el dogma neoliberal ordena bajar los impuestos —sobre todo a los ricos—, precisamente para que el estado no recaude lo suficiente y no pueda sostener el Estado del Bienestar, precisamente la presa mayor que necesitan para saciar —sólo momentáneamente— su necesidad de acumular riquezas en un proceso que sustituye derechos de los ciudadanos por negociete privado. ¡Está pasando ya, delante de nuestros ojos… y cada uno sigue a lo suyo, votándoles!
Son así de salvajes las jaurías… Las medidas anti-crisis, los parches económicos, las medidas de ajuste, los planes de recuperación, los cambios en la constitución ejecutados por políticos corre-ve-y-diles de la jauría financiera (¡¡qué irritación me producen estos políticos!!), las compras masivas de deuda que ha realizado el BCE para dar confianza… nada sirve para tranquilizar a la jauría. No se van a contentar con ratoncitos teniendo a tiro cazar al Estado.

Me temo que no servirá de nada el sacrificio que nos van a imponer los políticos que salgan del 20-N. Todos ellos aceptan la situación, abrazan el dogma neoliberal como único catecismo posible, unos con fervor, otros porque no saben cómo escapar del paradigma…
¿Hasta dónde tendremos que caer para reventar de una peñetera vez?
ADENDA: Precisamente, esto dice Aznar, uno de los lobeznos de la jauría: “Para salir de la crisis, menos impuestos y más privatizaciones
Y, por más carnaza que les echemos, la prima de riesgo sigue subiendo. ¿De qué ha servido el cambio en la constitución?