lunes, 31 de enero de 2011

El Callejón de Canelo

JAVIER


Mi amigo Javier casi pierde una pierna y la vida. La señora conducía su 4 x 4 y simplemente giró sin avisar y sin ver la motocicleta. ¡Menos mal que por allí pasaba una chica que vio los borbotones de sangre que salía de su pierna y supo hacerle un torniquete!

— …sí, la chica ha venido a verme varias veces, pero la señora, ¡que va! La pobre estaba fatá-fatá…

Nunca se sabe por donde van a salir los tiros ni cómo se enredan los nudos del destino… ¡no somos nada!

Ahora pasa Javier largos días en el hospital. Ya puede dar algunos paseítos en su silla de ruedas, pero todavía no la maneja bien. No sé yo, con esa cantidad de hierros saliendo de la pierna, no tiene que ser fácil…

CANELO

El perro acompañó a su amo hasta la puerta del hospital y allí quedó, esperando que saliera… pero el hombre falleció. Era un perro fiel, y permaneció en la puerta esperándole durante doce (12) años. Los médicos, enfermeros, mozos y pacientes lo cuidaron. Extendieron una esterilla y le dieron de comer y de beber. La gente lo llamó Canelo y la historia de su fidelidad trascendió tanto que hasta vino a Cádiz un equipo de la televisión japonesa para hacerle un reportaje. La gente de aquí lo quería mucho. Cuando falleció de viejo le hicieron una placa y la colocaron en un callejón paralelo al hospital… la leyenda dice:

A Canelo, QUE DURANTE 12 AÑOS ESPERÓ A LAS PUERTAS DEL HOSPITAL A SU AMO FALLECIDO. EL PUEBLO DE CÁDIZ, COMO HOMENAJE A SU FIDELIDAD. Mayo, 2003
LEY ANTI-TABACO

Como Javier lleva un mes en el hospital (¡y lo que le queda!), lo ha convertido en su universo —es lo que pasa cuando uno se sumerge en situaciones aisladas, con pocos estímulos del exterior, físicos o emocionales— y va conociendo cada recoveco, cada chisme y hasta va sabiendo interpretar los menores cambios de la rutina hospitalaria… Y me dice divertido:

— Con eso de la nueva ley, ¿sabes cómo se alivian ahora las ganas de fumar? …si tienen que ir, por ejemplo, de la primera a la segunda planta, salen por la puerta de Urgencias, doblan a la izquierda, pasan por el Callejón del Canelo, entran por la puerta principal y suben a la segunda. Justo el tiempo de echar un cigarrillo. No dicen vamos a fumar, simplemente "hacen el paseo del Canelo"... ¿Me entiendes? Je, je je.

O sea, que tenemos Canelo para la eternidad... y gente que hace el canelo, también.

Un abrazo, campeón



lunes, 24 de enero de 2011

Vórtice



No es más que la sombra que produce un kitasato a la luz del amanecer, pero no sé… parece un agujero negro, un vórtice que se traga todo, como esos que provoca la globalización económica neoliberal.


Esos agujeros económicos son los pozos de pobreza e injusticia producidos por las recetas neoliberales del FMI… esas recetas de libro que limitan la intervención estatal para que las leyes del mercado campen a sus anchas, que se tragan las políticas sociales, que trituran el bienestar de los ciudadanos y eliminan los derechos laborales conquistados a lo largo del siglo XX… son las recetas que levantan la economía de los Estados intervenidos creando buenas condiciones para los negocios, que enriquecen a unos pocos, pero envilecen el trabajo y llevan a la miseria a la mayoría.

Y me parece que estamos entrando en un mundo tan lúgubre que hasta la sombra del kitasato resulta amenazante.



miércoles, 19 de enero de 2011

La estudiante del Aula 3


Ella casi nunca se asoma a esta ventana… mejor así, porque no le gusta aparecer, y si se entera que está aquí —que tarde o temprano se enterará—, seguro que se enfada conmigo. Pero tengo que decirlo abiertamente a los billones de bits que circulan por la red… es una mujer muy valiente y estoy muy orgulloso de ella, de su fortaleza de ánimo y de lo bien que ha sabido afrontar las jugarretas del destino. Sí, estoy orgulloso de ser su compi de la vida y de compartirla con ella…
Yo no lo entiendo, no quiere que la saque porque dice que está fea. Pero no es cierto, yo la veo más guapa cada día que pasa. Y, por muchos que sean, nunca son demasiados. La vi por primera vez en la facultad de Ciencias de Sevilla. Salía del Aula 3 en enero de 1974. Los que empezaron la universidad ese curso tuvieron que esperar hasta enero porque Franco había puesto de ministro de educación a un señor que se llamaba Julito Rodríguez, que se empeñó el hombre en comenzar el año académico el 1 de enero… y no duró mucho de ministro porque don Francisco lo destituyó en un plis-plas. Pero gracias a eso apareció por Sevilla esa chiquilla de ojos achinados, que cuando se reía parecían dos puñaladas en un tomate…
·
Llevaba puesta una trenca azul marino, de las que tenían capucha benedictina, que no se quitaba hasta bien entrado el mes de junio porque le daba vergüenza que viéramos sus formas. Y eso le pasaba porque la educaron las doroteas y las escolapias, las dos, unas detrás de las otras, y tal experiencia imprime mucho carácter. ¡Pobrecita mía!
·
Ese día de 1974, nada más verla, me enamoré. Yo creo que fue su mirada y su risa. Pero no me hizo puñetero caso. Tuve que pelear duro. ¡Madremía, lo que me hizo pasar! ¡Que buen trabajo hicieron las monjitas con la chiquilla, pordiosbendito, que buen trabajo!
·
Pero aquí está, treinta y siete años después, convertida en mi compi de la vida; sin la trenca azul de capucha benedictina, tan guapa como aquel día en la puerta del Aula 3 y con la entereza de los mejores seres humanos...
·
...y si algún día lees esto, no te enfades demasiado, porfa.

viernes, 14 de enero de 2011

Habría que intentarlo otra vez

Insistía mi amigo Agustín: Por más luz que apliquemos jamás destruiremos las sombras…

…y hoy se me ocurre —utilizando la idea— que por más riqueza (luz) que genere este capitalismo globalizado y miserable, jamás destruirá la pobreza (sombras), la precariedad o la inseguridad vital de los de abajo… que la inmensa riqueza que atesoran los elegidos se genera precisamente a costa de la sombra mísera de los NO elegidos. Y eso es así porque NO ES TAREA del despreciable liberalismo económico repartir la riqueza… entre otras cosas porque si se reparte la riqueza dejaría de ser lo que es…

…hoy se me ocurre que nada cambia, que la historia repite una y otra vez la misma historia, y que los intentos de subvertir este orden de cosas se topa siempre con la miseria moral de cualquiera que acceda al poder, aunque sea simbólico. Es cuestión de tiempo.

Pero habría que intentarlo de nuevo. ¡Por Belcebú que habría que intentarlo!

La imagen es un pequeño crisol a la luz del amanecer


martes, 11 de enero de 2011

Por favor, dejemos las religiones en sus templos

Pakistán. En este país islámico existe una ley llamada Ley antiblasfemia que condena a muerte a todo aquel que insulte al Islam. El gobernador del Punjab, Salman Taseer, era crítico con la Ley antiblasfemia. De alguna forma debía encontrarla algo inhumana, y digna de cambiarse o abolirse. Así que, uno de sus guardaespaldas llamado Hussain Qadri —devoto islamista él— le metió más de veinte balas en el cuerpo puesto que, en su opinión,“…al servicio del Profeta, la muerte es aceptable”. El gobernador del Punjab, como no podía ser de otra manera, murió. Cuando el asesino era llevado ante el tribunal de justicia, un público enfervorizado aclamaba a su nuevo héroe popular… El asesino sonreía.


…sonreía con una mueca bobalicona, estúpida y porcina. Lo propio.

ROMA. Mientras tanto, al otro lado del mundo, el papa Ratzinger, jefe de los cristianos católicos, comentaba ante los diplomáticos europeos “las numerosas situaciones en las que lamentablemente el derecho a la libertad religiosa ha sido lesionado o negado”.

Y a servidor le parece que este hombre olvida conscientemente que la Iglesia ha sido el mayor lastre para la libertad de conciencia en toda la historia de occidente. Sin ir más lejos, la primera constitución española, la de 1812, empieza así:
En el nombre de Dios Todopoderoso, Padre, Hijo y Espíritu Santo, autor y supremo legislador de la sociedad…
Y continúa así en el artículo 12
La religión de la Nación española es y será perpetuamente la católica, apostólica, romana, única verdadera. La Nación la protege por leyes sabias y justas, y prohíbe el ejercicio de cualquiera otra.
Y esta consideración se mantuvo (salvo en pequeños paréntesis temporales) hasta la constitución de 1978, y a ningún Papa, cardenal, obispo o cura le ha parecido mal. ¿Con qué indignidad dice ahora el Papa que ve lesionado el derecho a la libertad religiosa? A servidor le parece asombroso que no se le caiga la cara de vergüenza.

Pero, volviendo a los blasfemos, hasta no hace mucho, también en España teníamos leyes civiles que castigaban al blasfemo... Digo leyes civiles y digo bien, porque en cuanto a las religiosas cristianas, la blasfemia se mantiene como un pecado imperdonable (ni en este siglo ni en el venidero)…

[En este punto del post debería incluir algún que otro párrafo bíblico —o sea, palabra misma de Dios— que nos ilustre sobre qué es lo que hace Dios con los blasfemos que no le respetan; pero es que no tengo ganas de buscar, la verdad]

La diferencia entre Pakistán y occidente (no hablo de los EEUU) es el largo camino que ya hemos recorrido. La diferencia es que aquí estamos en el proceso de colocar a las religiones en sus lugares naturales: familia y templos… para dejar lo público al servicio de todos, sin distinción de creencias o increencias. Y esto —por mucho que se queje Ratzinger— es una conquista de dimensiones históricas. Miremos si no al de la sonrisa porcina.

P.D. Me informan que el artículo 525 del actual Código Penal Español sigue penando al blasfemo. Gracias al informante.

lunes, 10 de enero de 2011

Amanecer en un crisol de vidrio


Asoma el sol por el este, entre nubarrones oscuros… y, además de las sombras que forma con el crisol —que son sombras que van y vienen, y hay que pillarlas al momento—, por el ventanal medio abierto serpentea, como una nube de bienestar, el aroma de tierra empapada en lluvia.
·
Sólo esto... Hoy no tengo más.




·

viernes, 7 de enero de 2011